Archivo de la etiqueta: psiquiátrico

Los renglones torcidos de Dios

Los renglones torcidos de Dios

Título: Los renglones torcidos de Dios.

Autor: Torcuato Luca de Tena.

Año de edición: 1979

Época literaria: contemporánea.

Género: novela.

Tema: psiquiátrico.

Valores: trabajo.

 

“La fachada del edificio y la gran puerta de entrada se conservaban como hace ocho siglos, cuando aquello era cartuja. Cruzaron el umbral; de aquí a un vestíbulo y más tarde a un claustro soberbio, de puro estilo románico. “1213”, rezaba una inscripción grabada en piedra. Y debajo, en latín, un elogio a los fundadores. Los demás rótulos eran modernos. Uno decía “Gerencia”, otro “Asistencia social”. Cruzaron bajo un arco, sin puerta, en el que estaba escrito: “Admisiones”. Todo lo que había más allá de este hueco era de construcción reciente, convencional y de mal gusto. Anduvieron varias veintenas de pasos. Todo era grande —inútilmente grande— en aquel edificio.

—Siéntense aquí, y esperen.

Le vieron abrir una puertecilla (de dimensiones normales esta vez) y, tras ella, un despacho moderno y bien iluminado. Al cerrarse la hoja, la penumbra volvió a cernirse sobre la galería. El hombre apoyó una mano firme y cálida sobre la de ella. El dorso de la mujer estaba húmedo y frío.

—Todo saldrá bien. ¡Gracias por tu coraje, Alice Gould! ¡Animo y suerte!

Fueron las últimas palabras que ella le oyó en vida.”

Los renglones torcidos de Dios es una novela con un tema inusual: la vida en un manicomio. Alice Gould es una detective privada que, según ella, ingresa en el psiquiátrico para investigar. Allí defenderá, y de manera muy convincente, que no está loca.

A través de las conversaciones de la protagonista, disfrutaremos de las historias y las vidas de los internos. La novela consigue transportarnos a un mundo en el que se mezclan distintas realidades y, desde una perspectiva tan cercana, que, efectivamente, esos renglones torcidos de cerca se ven rectos.

Torcuato Luca de Tena pidió consejo al famoso psiquiatra Juan Antonio Vallejo-Nájera. Este le escribe el prólogo y, entre otras cosas, comenta que muchos son los escritores que le pedían consejo para sus novelas, pero que Torcuato Luca de Tena fue el primero que, realmente, leyó la bibliografía que le proporcionó. Llegó a tanto su afán por ambientar adecuadamente la novela que consiguió internarse como un enfermo más en un sanatorio.

Es una novela cuya trama y diálogos atrapan por la fascinación que produce la protagonista, con un final que no dejará indiferente a nadie. Recomendaría el libro a partir de los diecisiete o dieciocho años, por la dificultad de los diálogos y la crudeza de algunas escenas.

 

Lourdes G. Trigo.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,