Archivo de la etiqueta: progreso

Juan Salvador Gaviota

juan salvador gaviota

Título: Juan Salvador Gaviota
 
Autor: Richard Bach
 
Año de edición: 1972
 
Época literaria: siglo XX
 
Género: relato, alegoría
 
Tema: el aprendizaje
 
Valores: progreso, aprendizaje, amor
 
Juan Salvador Gaviota era un ave marina que, desde pequeño, tuvo interés por el mundo que le rodeaba. Sin embargo, ese entusiasmo generó el recelo en las demás gaviotas de la bandada:
“La mayoría de las gaviotas no se molestan en aprender sino las normas más elementales: cómo ir y volver entre playa y comida. Para la mayoría de las gaviotas no es volar lo que importa, sino comer. Para esta gaviota, sin embargo, no era comer lo que le importaba, sino volar. Más que nada en el mundo Juan Salvador Gaviota amaba volar.
Esta manera de pensar, descubrió, no es la manera con la que uno se hace popular entre los demás pájaros.”
 
A lo largo de esta alegoría, Bach nos muestra la importancia del aprendizaje y la innovación, a la vez que las reacciones hostiles que a veces tiene la sociedad, reacciones que nos perjudican a todos.
El relato está dividido en tres partes. La primera refleja el exilio, es decir, cómo Juan Salvador Gaviota tiene que abandonar la Bandada para alcanzar la excelencia en el vuelo. La segunda parte representa la ascensión en el conocimiento, que no conoce límites. La tercera parte ilustra la enseñanza: Juan Salvador Gaviota, no satisfecho con saber la Verdad, quiere difundirla, consciente de que hará un gran favor a la Bandada.
Quiero advertir al lector que las mejores reflexiones de este relato están en la primera y tercera parte; es decir, que aunque en la segunda añade demasiado misticismo merece la pena leerla por la tercera parte. De hecho, en esta última se encuentran varios de los momentos estelares del libro como, por ejemplo, cuando su alumno aventajado, Pedro Gaviota, acaba comprendiéndole:
“¿No hay límites Juan? Pensó. ¡Bueno, llegará entonces el día en que apareceré en tu playa, y te enseñaré un par de cosas acerca del vuelo!
Y aunque intentó aparentar adecuadamente severo ante sus alumnos, Pedro Gaviota les vio de pronto tal y como eran realmente, sólo por un momento, y más que gustarle, amó aquello que vio. ¿No hay límite Juan?, pensó, y sonrió. Su carrera hacia el aprendizaje había empezado.”
Sin duda, para quienes queremos conocer el mundo que nos rodea Juan Salvador Gaviota es un ideal a seguir.
Jon Asier Bárcena.
Anuncios
Etiquetado , , , ,

El fin de la eternidad

el fin de la eternidad

Título: El fin de la eternidad

Autor: Isaac Asimov

Año de edición: 1955

Época literaria: siglo XX

Género: novela

Tema: ciencia-ficción

Valores: progreso, amor

 

La Eternidad es una dictadura totalitarista y tecnócrata en donde se sabe cómo viajar en el tiempo. Su objetivo: eliminar las tragedias de la historia de la humanidad. Sus integrantes: varones. Ambas situaciones generan conflictos:

“Un mes antes, Harlan habría despreciado a Feruque como a un estúpido sentimental, un descontento que reaccionaba frente a la pérdida de las naves antigravitacionales en la nueva Realidad, lanzando invectivas contra los Siglos que necesitaban el suero anti-cáncer.

Tendría que denunciarle. Así lo exigía el reglamento. Las reacciones de aquel hombre ya no eran seguras.

Pero ahora no podía hacerlo. Simpatizaba con aquel hombre. Su propio crimen era mucho más grave.

Qué fácil le resultaba volver a pensar en Noys.”.

De hecho, Harlan, nuestro protagonista, se ha tomado su amor muy en serio. Ha decidido salvar a su amada del cambio de Realidad que sus jefes quieren implantar:

“Iría hasta donde fuese necesario.

Aquella idea, que por primera vez se planteaba con claridad, le pareció blasfema y escarnecedora. Y aunque la aportó de sí con horror, sabía que estaba dispuesto a hacerlo. La idea era sencillamente esta: que destruiría la Eternidad, si se veía obligado a hacerlo.

Y lo peor era saber que tenía poder para hacerlo, si se lo proponía. ”.

Asimov, uno de los padres de la ciencia-ficción, nos muestra a través de la historia de un amor prohibido lo dinámico que es la valoración de la sociedad de determinados comportamientos. Lo que hoy se ve como algo malo, tras varias generaciones puede verse como una virtud. Igualmente, realiza una defensa férrea del progreso tecnológico y de la necesidad de errar en el aprendizaje aunque acarree severas consecuencias. Gracias a todo eso se considerada que “El fin de la eternidad” es una de sus obras maestras.

Esta novela es de lectura ágil, escrita en un lenguaje sencillo, para disfrutarla donde uno quiera. Sin duda, válida para iniciarse en la ciencia-ficción.

 

Jon Asier Bárcena.

Etiquetado , , , , ,