Archivo de la etiqueta: humildad

Mujercitas

7180720

Título: Mujercitas. (Little women)

Autor: Louisa May Alcott.

Año de edición: 1868

Género: novela.

Tema: vida y crecimiento de cuatro hermanas.

Valores: amistad, amor, generosidad, esfuerzo, trabajo, familia, humildad, superación.

 

“-¡Oh, qué romántico! –suspiró Meg

-Yo lo encuentro tonto –dijo Jo-. Si quiere ser músico que le dejen y no le molesten haciéndole ir a la Universidad, si no le gusta.

-Ahora comprendo por qué tiene esos ojos tan grandes y negros y sus finos modales… Los italianos son muy simpáticos –opinó Meg, que era algo sentimental.

-¿Qué sabes tú de ojos ni de sus maneras si apenas le conoces?” –exclamó Jo, la cual, por el contrario, no era nada sentimental.

-Lo vi en la fiesta y lo que has explicado basta para saber cómo se comporta. Lo que dijo acerca de la medicina que mamá le mandó me parece muy oportuno.

-Supongo que se refería al blanc-mangé.

-Se refería a ti, tonta.

-¿A mí? –contestó Jo, atónita.

-¡Oh, nunca he visto otra persona igual! Te dicen una galantería y ni siquiera te das cuenta.

-Todo eso son tonterías; de modo que no eches a perder mi diversión”.

Mujercitas cuenta, casi a modo de diario, la vida de cuatro hermanas durante la guerra civil de Estados Unidos. Conforme avanzamos la lectura conoceremos a fondo los caracteres de las cuatro niñas, sus luchas continuas por superar sus defectos. Junto con ellas aparecen otros personajes, descritos con tal precisión, que llegan a ser tan importantes como las protagonistas: Laurie y el señor Laurence -sus vecinos- la gruñona tía March y su loro o Jonh Brooke.

La novela de Louise May Alcott tuvo muchísimo éxito en el momento de su publicación –tanto, que fueron los propios lectores los que pidieron las secuelas-, y aún después se han hecho muchísimas adaptaciones, tanto al teatro como a la televisión. Mujercitas se ha convertido en un clásico universal que ha conseguido conquistar a millones de lectores a través de tiernas escenas cotidianas.

Retrata muy bien la formación de la mujer en la época, desde distintos prismas. Meg, responsable y estricta; Amy, presumida; Beth, muy tímida y siempre volcada en la caridad hacia los más necesitados; y Jo, rebelde y romántica. Como telón, la señora March, cuya única preocupación es que sus hijas, cada una conforme a su manera de ser, superen sus defectos, crezcan en virtudes y lleguen a ser “sus mujercitas”.

 

Lourdes G. Trigo.

 

P.D.: Para los que se queden con ganas, las secuelas de Mujercitas: Aquellas mujercitas, Hombrecitos, y Los muchachos de Jo.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , ,

Relatos populares del mundo

Image

Título: Relatos populares del mundo

 Autor: varios autores. Recopilación de Miguel Díez R. y Paz Díez Taboada.

 Año de edición: 1998

 Época literaria: variada

 Género: relato.

 Tema: varios.

 Valores: amor, amistad, valor, ingenio, sinceridad, alegría.

 

Apenas leo cuentos y esto es un gran defecto para alguien que quiere dedicar su vida a escribirlos. Hace un año un alma caritativa dejó a mi alcance esta antología de cuentos populares que os traigo hoy. Entre ellos encontramos cuentos muy conocidos como El soldadito de plomo, romances españoles (El enamorado y la muerte) leyendas y mitos sobre la creación del mundo en varias culturas, relatos de grandes epopeyas (Gilgamesh, Ulises, Simbad); cuentos de la Edad Media (Las mil y una noches) del Renacimiento (el Decamerón), del Barroco y el Romanticismo, (cuentos de Perrault, Grimm…) y, por último, un recorrido por cuentos maravillosos de todo el mundo (África, Oriente, el Islam, América y Europa)

Quiero destacar la labor de los muchos recopiladores que han conseguido, en su mayoría, que los cuentos no pierdan su frescura al pasar de los labios al papel. Los cuentos son para ser contados y el paso a la lengua escrita es delicado. Al recopilador le ocurre lo que al traductor: es bueno si parece no existir.

Esta antología hace una agrupación temática. Es curioso encontrar cuentos que conocemos desde niños con su variante del Romancero antiguo, en su versión hindú o, más tarde, americana. He descubierto con esta antología lo que viajan los cuentos. Las preciosas adaptaciones a la estética local o temporal y cómo nuestras pasiones y miedos apenas varían.

Es precioso leer cuentos. A diferencia de las novelas o la poesía, el relato tradicional es, ante todo, contar una historia. Se cuentan mitos para explicar lo que no se entiende, se cuentan las peripecias de personajes con ingenio, se cuentan aventuras divertidas para dormir a los niños y entretener a los adultos. Con una sola línea argumental, con escasas recreaciones literarias. En su sencillez cabe la magia, lo imposible. Resultan deliciosos.

 

Lourdes G. Trigo.

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

Pride and Prejudice

pride_and_prejudice1

Título: Orgullo y Prejuicio (Pride and Prejudice)

Autor: Jane Austen

Año de edición: 1813.

Época literaria: Regencia.

Género: novela.

Tema: comedia romántica.

Valores: madurez, humildad, respeto, amistad.

 

“Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa.

Sin embargo, poco se sabe de los sentimientos u opiniones de un hombre de tales condiciones cuando entra a formar parte de un vecindario. Esta verdad está tan arraigada en las mentes de algunas de las familias que lo rodean, que algunas le consideran de su legítima propiedad y otras de la de sus hijas.

–Mi querido señor Bennet –le dijo un día su esposa–, ¿sabías que, por fin, se ha alquilado Netherfield Park?”

De entre las frases más famosas de la Literatura inglesa, el arranque de Orgullo y Prejuicio merece una mención especial. “It is a truth universally acknowledged that a single man in possession of a good fortune, must be in want of a wife.” Y es que la segunda novela de Jane Austen es un “must” de estantería. Un libro, considerado como una de las primeras comedias románticas de la Literatura, que hoy día sigue estando entre las listas de los más leídos.

Con apenas veinte años, la autora creó a dos personajes que pasarían a formar parte del star-system literario: Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy. A lo largo de la historia, ambos deberán madurar y aprender de sus errores para afrontar el futuro: superar el orgullo de clase de Mr. Darcy y los prejuicios de Miss Bennet hacia él.

Una novela magnífica para sonreír y adentrarse por primera vez en ese maravilloso escenario de la literatura inglesa del siglo XIX.

 

Berta Ferrer.

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Entremeses

Título: Entremeses

Autor: Serafín y Joaquín Álvarez Quintero

Año de edición: 1888-1943

Época literaria: Regionalismo

Género: Teatro

Tema: Variado

Valores: Alegría, humildad.

 

“¡Jesús con mi madre! ¡Las cosas de las viejas, señó! Si una no riñera con su novio na más que cuando tiene motivos, ¡vaya una grasia! ¡Una grasia mohosa! La cuestión es reñí sin motivo. Se tienen ganas de reñí como se tienen ganas de comerse un durse o de toma un pescao. Y hoy tengo yo ganas de reñí. Y riño. ¡Ya lo creo que riño! Santitos que me pinte van a sé demonios. Esta tarde riño con é. No es que terminemos, no; es que riño esta tarde. Se me ha puesto en la cabesa reñí. Ayí viene. Míalo qué risueño. Poco le va a durá la sonrisa. Y contoneándose. Ya te daré yo contoneo. Y creyendo que lo voy a resibí como a un Rey Mago. ¡Sirba, sirba!… ¡To el aire que eches fuera te lo vas a tené que sorbé!… ¡Sirba, sirba!…”

Señoras de pelo blanco que desgranan sus recuerdos, novios atrevidos que esquivan a sus suegros, mujeres con gracia y con genio, vecinas que sacan sus sillas a la calle, balcones restallados de geranios.

Leer estos Entremeses es ir de tapas. Pequeñas obras que se leen en un bocado, mezcla de sabores en buena compañía. La lectura resulta deliciosa.

Los Hermanos Álvarez Quintero fueron figuras clave del Regionalismo. Reflejan en sus obras la sociedad más andaluza desde la alegría y el humor. Clarín llegó a escribirles, “me he reído hasta ponerme malo”.

Lo interesante de sus Entremeses es que toda la trama se resuelve  mediante el diálogo. Son conversaciones vivas, naturales, espontáneas, robadas de la calle. Un ejemplo que es difícil encontrar en la narrativa, muchas veces de diálogos escasos, cerrados y artificiosos.

Lourdes G.Trigo.

*dejo aquí Ganas de reñir y La sillita (delicioso este último).

Etiquetado , , , ,

Great Expectations

Título: Grandes Esperanzas (Título original: Great Expectations)

Autor: Charles Dickens

Año de edición: 1860-61

Época literaria: Victoriana

Género: Novela

Tema: Bildungsroman (novela de aprendizaje o formación)

Valores: Amistad, lealtad, humildad, amor.

 

Como mi apellido es Pirrip y mi nombre de pila Philip, mi lengua infantil, al querer pronunciar ambos nombres, no fue capaz de decir nada más largo ni más explícito que Pip. Por consiguiente, yo mismo me llamaba Pip, y por Pip fui conocido en adelante”

Los personajes de Charles Dickens tienen una cualidad que los hace inolvidables: la de perfilarse con sólo leer su nombre. El protagonista de esta historia se presenta como Pip. Y con esas tres letras –Pip- el lector es capaz de imaginar sin esfuerzo al niño huérfano que vive con su hermana y su marido, herrero en un pequeño pueblo cerca de los pantanos de Kent.

El inolvidable Pip, niño travieso que crece en un ambiente de maltrato y soledad, recibe inesperadamente una fortuna, procedente de un benefactor desconocido, que lo hace ascender en la escala social. Su sueño hecho realidad. Cegado por la ambición, no necesita pensarlo dos veces antes de abandonar a su familia y amigos para empezar a vivir su nueva vida de joven acomodado en la capital inglesa.

Por esta razón, se trata de una historia inusual, pues no es fácil simpatizar con el personaje principal, definido por su esnobismo y su comportamiento arrogante. La pretensión egoísta por escalar en la sociedad se torna en un sentimiento de culpa continuo para el protagonista, que afronta una lucha interna con su conciencia a lo largo de la novela. Sin embargo, resulta inevitable para el lector encariñarse de Pip y de los personajes que lo rodean, como Joe Gargery, su entrañable padrastro y amigo.

Leer a Dickens significa zambullirse en el corazón del Londres victoriano, que es un protagonista más de todas sus novelas; con sus virtudes y, sobre todo, con sus defectos.  El autor, a través de una pluma cargada de ironía, retrata con precisión a la sociedad inglesa del momento. Esta historia, como casi todas las del escritor, está repleta de esa melancolía tan suya que es capaz de encandilar al lector más casual.

Leer a Dickens es siempre una opción inmejorable.

 

Berta Ferrer

Etiquetado , , , , , , , ,