Archivo de la etiqueta: Ayn Rand

El manantial

Fountainhead

Título: El manaltial. (The fountainhead)

 Autor: Ayn Rand.

 Año de edición: 1943.

 Época literaria: contemporánea.

 Género: novela.

 Tema: individualismo.

 Valores: trabajo, fidelidad.

 

“-(…) Desde la necesidad más simple hasta la abstracción religiosa más alta, desde la rueda hasta el rascacielos, todo lo que somos y todo lo que tenemos procede de un solo atributo del hombre: la función de su mente.

 »Pero la mente es un atributo del individuo. No existe una cosa tal como un cerebro colectivo. No hay una cosa tal como el pensamiento colectivo. Un acuerdo realizado por un grupo de hombres es sólo un compromiso o un promedio extraído de muchos pensamientos individuales. Es una consecuencia secundaria. El acto primario, el proceso de la razón debe ser ejecutado por cada hombre solo. Podemos dividir una comida entre muchos hombres, pero no podemos digerirla con un estómago colectivo. Ningún hombre puede usar sus pulmones para respirar por otro hombre. Ningún hombre puede usar su cerebro para pensar por otro. Todas las funciones del cuerpo y del espíritu son privativas. No pueden ser compartidas ni transferidas.”

No sabría resumir la trama. Podría decir que trata de la vida de un arquitecto, de la vida de un artista. Pero en realidad estamos ante otra forma de hacer novela en la que lo importante son las ideas que se materializan en los personajes. La historia pasa a un segundo plano.

 El manantial es una de las novelas de las que se sirvió Ayn Rand para difundir toda su teoría filosófica. En esta habla del hombre como individuo, del hombre que puede hacerse a sí mismo si mantiene sus principios sobre la masa. Un hombre que consigue ser único al fin, porque rompe con las trabas que le impone la colectividad. Un hombre libre, que es creador, que “vive para sí mismo”. Un canto al individualismo más radical.

 Es inevitable que se hable también de arte. Del trabajo como expresión honda de uno mismo. “He elegido el trabajo que me gusta hacer –dice en cierto momento el protagonista–. Si no hallo alegría en él, resultará que yo mismo me habré condenado a sesenta años de tortura.”

 Independientemente de la fuerte carga ideológica es un libro de muy agradable lectura: la historia atrapa, los personajes aparecen y desaparecen con relaciones complejas entre ellos que consiguen crear tensión en el lector.

 Recomendable tal vez, por su contenido filosófico, a partir del bachillerato.

 

Lourdes G. Trigo.

Etiquetado , , ,