Archivo de la etiqueta: amistad

La Comunidad del Anillo

la comunidad del anillo

Título: La Comunidad del Anillo (The Fellowship of the Ring)

Autor: J. R. R. Tolkien.

Año de edición: 1954

Época literaria: siglo XX

Género: novela

Tema: aventuras, fantasía.

Valores: amistad, lealtad, valor, esfuerzo.

“—¿Desesperación, o locura? —dijo Gandalf—. No desesperación, pues sólo desesperan aquellos que ven el fin más allá de toda duda. Nosotros no. Es sabiduría reconocer la necesidad, cuando todos los otros cursos ya han sido considerados, aunque pueda parecer locura a aquellos que se aferran a falsas esperanzas. Bueno, ¡que la locura sea nuestro manto, un velo en los ojos del Enemigo! Pues el Enemigo es muy sagaz, y mide todas las cosas con precisión, según la escala de su propia malicia. Pero la única medida que conoce es el deseo, deseo de poder, y así juzga todos los corazones. No se le ocurrirá nunca que alguien pueda rehusar el poder, que teniendo el Anillo queramos destruirlo. Si nos ponemos esa meta, confundiremos todas sus conjeturas.

—Al menos por un tiempo —dijo Elrond—. Hay que tomar ese camino, pero recorrerlo será difícil. Y ni la fuerza ni la sabiduría podrían llevarnos muy lejos. Los débiles pueden intentar esta tarea con tantas esperanzas como los fuertes. Sin embargo, así son a menudo los trabajos que mueven las ruedas del mundo. Las manos pequeñas hacen esos trabajos porque es menester hacerlos, mientras los ojos de los grandes se vuelven a otra parte.”

Cuando empecé a leer por primera vez El señor de los anillos, pudo conmigo. Tendría unos quince años y estaba en plenos exámenes finales. Tuve poca paciencia y, tras la cuarta canción que entonaron los hobbits en el bosque, cerré el libro. Hasta este verano.

Una de las cosas que me motivó para volver a él, fue la lectura de El Hobbit, tras la reseña que hizo de él Verónica. La primera frase del libro, tan sencilla y expresiva, -“In a hole in the ground there lived a hobbit1”.- me cautivó. He de decir también que El Hobbit es más ligero que El Señor de los Anillos, pero la complejidad de la narración de este último hace más interesante la lectura.

La trama, que en un principio parece sencilla (no deja de ser un viaje), se irá complicando conforme avanza el camino. A medida que Frodo se aleja de la Comarca, Tolkien va elaborando  un mundo completamente nuevo y sugerente. Cada personaje, cada pueblo, tiene detrás una historia contada a través de rendijas: conversaciones, canciones, leyendas… Las motivaciones personales de los personajes, su pasado, su cultura y su distinto modo de pensar y actuar -incluso de hablar- se entretejen en la historia principal: Frodo debe llevar el Anillo Único al monte del Destino para derrocar por siempre el poder oscuro de Sauron. Esta historia se desarrolla en una trilogía, de la que La Comunidad del Anillo es el primer volumen. En él se relata cómo se encuentran los protagonistas sobre cuyas espaldas recae la tarea de escoltar a Frodo en su misión, y sus historias nos acompañarán hasta el final.

Esta trilogía no sólo resulta interesante por su trama (que es entretenidísima) sino también por la forma de narrar de Tolkien, que usa leyendas, diálogos, narraciones, descripciones, canciones…, para introducir al lector en un mundo extraordinario, complejo y nuevo. Todo el que quiera escribir novela o relato fantástico, incluso de aventuras o de viajes, debería tener en su lista de lecturas imprescindibles “El Señor de los Anillos”  de Tolkien.

Lourdes G. Trigo.

  1. En un agujero en el suelo, vivía un hobbit.
Etiquetado , , , , , , , , , , ,

El Principito

el principito

Título: El principito. (Le Petit Prince)

Autor: Antoine de Saint-Exupéry

Año de edición: 1943

Época literaria: siglo XX

Género: relato, alegoría

Tema: maneras de vivir

Valores: amor, amistad, disciplina

 

Un día cualquiera, el principito decide abandonar su planetoide para realizar un viaje. En su camino, encontrará oficios y formas de ser que considera absurdos:

“-¿Tú me admiras mucho, verdad?-preguntó el vanidoso al principito.

-¿Qué significa admirar?

-Admirar significa reconocer que yo soy el hombre más bello, el mejor vestido, el más rico y el más inteligente del planeta.

-¡Si tú estás solo en tu planeta!

-¡Hazme ese favor, admírame de todas maneras!

-¡Bueno! Te admiro-dijo el principito encogiéndose de hombros-, pero ¿para qué te sirve?

Y el principito se marchó. “Decididamente, las personas mayores son muy extrañas”, se decía para sí el principito durante su viaje.”

 

A lo largo del libro encuentra más ejemplos. Igualmente, el autor se mofa de la supuesta seriedad que gente considerada de alto estatus social afirma tener:

“Tengo poderosas razones para creer que el planeta del cual venía el principito era el asteroide B 612. Este asteroide ha sido visto sólo una vez con el telescopio en 1909, por un astrónomo turco. Este astrónomo hizo una gran demostración de su descubrimiento en un congreso Internacional de Astronomía. Pero nadie le creyó a causa de su manera de vestir. Las personas mayores son así. Felizmente para la reputación del asteroide B 612, un dictador turco impuso a su pueblo, bajo pena de muerte, el vestido a la europea. Entonces el astrónomo volvió a dar cuenta de su descubrimiento en 1920 y como lucía un traje muy elegante, todo el mundo aceptó su demostración.”

Por último, el principito aprende lo que es la amistad y el amor:

Sólo se conocen bien las cosas que se domestican – dijo el zorro-. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!

-¿Qué debo hacer?-preguntó el principito.

-Debes tener mucha paciencia -respondió el zorro-. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en el suelo; yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca…

Debido a las excelentes reflexiones que hace sobre la vida y sobre determinadas actitudes absurdas que están socialmente aceptadas, merece la pena leerlo.

A pesar de que la obra ha cumplido más de setenta años, su vigencia no ha caducado.

Jon Asier Bárcena

Etiquetado , , , , , ,

Northanger Abbey

northanger-abbey-jane-austen

Título: Northanger Abbey

Autor: Jane Austen

Año de edición: 1817

Época literaria: Regencia.

Género: novela.

Tema: comedia romántica.

Valores: honestidad, lealtad, madurez, amistad.

 

“Nadie que hubiese visto a Catherine Morland durante su infancia habría supuesto jamás que hubiera nacido para ser una heroína. Todo estaba en su contra: su situación en la vida, la personalidad de sus padres y su propia forma de ser y temperamento.

[…]

No obstante, cuando una joven está destinada a convertirse en una heroína, no hay nada que la perversidad de las cuarenta familias que la rodean pueda hacer para evitarlo. Algo tenía que ocurrir para que se cruzase un héroe en su camino”.

El sarcasmo es un recurso complicado para el escritor: ¿dónde empieza?, ¿dónde termina?, ¿cómo se asegura si el lector entenderá el sentido mordaz de la ironía? En esta novela —que a pesar de ser la primera que escribió, no llegó a publicarse hasta después de su muerte—, Jane Austen hace gala de un manejo experto de la sátira. A través del personaje principal, Catherine Morland, la autora realiza una crítica constante hacia la obsesión que las señoritas de la época tenían por la novela gótica, como Los Misterios de Udolfo escrita por Ann Raddcliffe.

La historia, repleta de malentendidos y aparentes misterios, dibujará más de una sonrisa en los labios del lector. Y también algún suspiro. Pues no hay que olvidar que el libro surgió de la misma pluma que creó Orgullo y Prejuicio o Emma. La amiga fiel, el hermano demasiado benévolo, las apariencias engañosas y, por supuesto, el caballero atento y distinguido, están presentes en una trama que atrapará desde las primeras páginas.

Es una verdad universalmente conocida que no es posible leer a Jane Austen sin encariñarse con sus personajes y sus descripciones de la Inglaterra más decimonónica.

 

Berta Ferrer.

Etiquetado , , , , , ,

El Coyote

el-coyote1

Título: El Coyote.

Autor: José Mallorquí Figuerola.

Año de edición: 1943

Época literaria: contemporánea.

Género: novela.

Tema: aventuras.

Valores: valentía, familia, amistad, amor.

 

“Cuando hubo bebido, y a una señal de su cliente, volvió a llenar los vasos y preguntó:

–¿Tiene algún motivo para invitar a beber a los taberneros? ¿O es que sólo lo ha hecho conmigo?

–No; es una costumbre muy antigua, gracias a la cual aún no he sido envenenado. He observado que los taberneros, cuando quieren refrescarse el gaznate, sacan siempre una botella guardada debajo del mostrador. No beben nunca de las que tienen a la vista del público. Un día invité a beber a un tabernero de Chindrical Falls, con la esperanza de que probara el alcohol que servía a los demás. No lo hizo. Por el contrario, me sirvió a mí una copa de la botella de debajo del mostrador. Y confieso que me dio a probar uno de los mejores aguardientes que han pasado por mi garganta. Desde entonces prefiero pagar doble y estar bien servido.”

La novela se ambienta a mitad del siglo XIX, en California, justo cuando se incorpora a los Estados Unidos. Los títulos de propiedad de las tierras se están revisando, los yanquis intentan apropiarse de las minas de oro, y los californianos intentan defenderse y ocultarlas. En este clima tan inestable, de engaños, robos y asesinatos, aparece El Coyote. Un héroe enmarascado que lucha por la justicia.

Además de las aventuras, encontraremos también escenas de humor. El lector conoce desde el principio que el Coyote es en realidad Don César de Echagüe, el hijo de un rico hacendado, que el público se presenta como un niño mimado, débil y afeminado.

–¡Pero montar el caballo que ya era viejo cuando tu hermana aprendió a cabalgar…! En fin: –don César [padre] encogióse también de hombros–. No vale la pena discutir contigo.

–Déjele –aconsejó el médico–. Al fin y al cabo es preferible que le vean montando a Lucero que tendido en una carreta llena de paja.

Suspirando muy hondo, César [hijo] replicó:

–Ése era mi ideal; pero lo han echado por tierra. Anda, Julián, ponle a Lucero una silla bien cómoda y dale de comer; no vaya a suceder que por llegar antes a la cuadra se le ocurra emprender el trote.

Las novelas sobre El Coyote son, ante todo, libros de aventuras. Historias entretenidas que admiten una lectura rápida y relajada. Cuando se publicaron tuvieron tanto éxito que José Malloquí llegó a escribir más de 120 títulos. Estoy segura que los lectores actuales los disfrutaran tanto como ellos.

  

Lourdes G. Trigo.

Etiquetado , , , , , , , ,

Mujercitas

7180720

Título: Mujercitas. (Little women)

Autor: Louisa May Alcott.

Año de edición: 1868

Género: novela.

Tema: vida y crecimiento de cuatro hermanas.

Valores: amistad, amor, generosidad, esfuerzo, trabajo, familia, humildad, superación.

 

“-¡Oh, qué romántico! –suspiró Meg

-Yo lo encuentro tonto –dijo Jo-. Si quiere ser músico que le dejen y no le molesten haciéndole ir a la Universidad, si no le gusta.

-Ahora comprendo por qué tiene esos ojos tan grandes y negros y sus finos modales… Los italianos son muy simpáticos –opinó Meg, que era algo sentimental.

-¿Qué sabes tú de ojos ni de sus maneras si apenas le conoces?” –exclamó Jo, la cual, por el contrario, no era nada sentimental.

-Lo vi en la fiesta y lo que has explicado basta para saber cómo se comporta. Lo que dijo acerca de la medicina que mamá le mandó me parece muy oportuno.

-Supongo que se refería al blanc-mangé.

-Se refería a ti, tonta.

-¿A mí? –contestó Jo, atónita.

-¡Oh, nunca he visto otra persona igual! Te dicen una galantería y ni siquiera te das cuenta.

-Todo eso son tonterías; de modo que no eches a perder mi diversión”.

Mujercitas cuenta, casi a modo de diario, la vida de cuatro hermanas durante la guerra civil de Estados Unidos. Conforme avanzamos la lectura conoceremos a fondo los caracteres de las cuatro niñas, sus luchas continuas por superar sus defectos. Junto con ellas aparecen otros personajes, descritos con tal precisión, que llegan a ser tan importantes como las protagonistas: Laurie y el señor Laurence -sus vecinos- la gruñona tía March y su loro o Jonh Brooke.

La novela de Louise May Alcott tuvo muchísimo éxito en el momento de su publicación –tanto, que fueron los propios lectores los que pidieron las secuelas-, y aún después se han hecho muchísimas adaptaciones, tanto al teatro como a la televisión. Mujercitas se ha convertido en un clásico universal que ha conseguido conquistar a millones de lectores a través de tiernas escenas cotidianas.

Retrata muy bien la formación de la mujer en la época, desde distintos prismas. Meg, responsable y estricta; Amy, presumida; Beth, muy tímida y siempre volcada en la caridad hacia los más necesitados; y Jo, rebelde y romántica. Como telón, la señora March, cuya única preocupación es que sus hijas, cada una conforme a su manera de ser, superen sus defectos, crezcan en virtudes y lleguen a ser “sus mujercitas”.

 

Lourdes G. Trigo.

 

P.D.: Para los que se queden con ganas, las secuelas de Mujercitas: Aquellas mujercitas, Hombrecitos, y Los muchachos de Jo.

Etiquetado , , , , , , , , , , ,