Northanger Abbey

northanger-abbey-jane-austen

Título: Northanger Abbey

Autor: Jane Austen

Año de edición: 1817

Época literaria: Regencia.

Género: novela.

Tema: comedia romántica.

Valores: honestidad, lealtad, madurez, amistad.

 

“Nadie que hubiese visto a Catherine Morland durante su infancia habría supuesto jamás que hubiera nacido para ser una heroína. Todo estaba en su contra: su situación en la vida, la personalidad de sus padres y su propia forma de ser y temperamento.

[…]

No obstante, cuando una joven está destinada a convertirse en una heroína, no hay nada que la perversidad de las cuarenta familias que la rodean pueda hacer para evitarlo. Algo tenía que ocurrir para que se cruzase un héroe en su camino”.

El sarcasmo es un recurso complicado para el escritor: ¿dónde empieza?, ¿dónde termina?, ¿cómo se asegura si el lector entenderá el sentido mordaz de la ironía? En esta novela —que a pesar de ser la primera que escribió, no llegó a publicarse hasta después de su muerte—, Jane Austen hace gala de un manejo experto de la sátira. A través del personaje principal, Catherine Morland, la autora realiza una crítica constante hacia la obsesión que las señoritas de la época tenían por la novela gótica, como Los Misterios de Udolfo escrita por Ann Raddcliffe.

La historia, repleta de malentendidos y aparentes misterios, dibujará más de una sonrisa en los labios del lector. Y también algún suspiro. Pues no hay que olvidar que el libro surgió de la misma pluma que creó Orgullo y Prejuicio o Emma. La amiga fiel, el hermano demasiado benévolo, las apariencias engañosas y, por supuesto, el caballero atento y distinguido, están presentes en una trama que atrapará desde las primeras páginas.

Es una verdad universalmente conocida que no es posible leer a Jane Austen sin encariñarse con sus personajes y sus descripciones de la Inglaterra más decimonónica.

 

Berta Ferrer.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

El fin de la eternidad

el fin de la eternidad

Título: El fin de la eternidad

Autor: Isaac Asimov

Año de edición: 1955

Época literaria: siglo XX

Género: novela

Tema: ciencia-ficción

Valores: progreso, amor

 

La Eternidad es una dictadura totalitarista y tecnócrata en donde se sabe cómo viajar en el tiempo. Su objetivo: eliminar las tragedias de la historia de la humanidad. Sus integrantes: varones. Ambas situaciones generan conflictos:

“Un mes antes, Harlan habría despreciado a Feruque como a un estúpido sentimental, un descontento que reaccionaba frente a la pérdida de las naves antigravitacionales en la nueva Realidad, lanzando invectivas contra los Siglos que necesitaban el suero anti-cáncer.

Tendría que denunciarle. Así lo exigía el reglamento. Las reacciones de aquel hombre ya no eran seguras.

Pero ahora no podía hacerlo. Simpatizaba con aquel hombre. Su propio crimen era mucho más grave.

Qué fácil le resultaba volver a pensar en Noys.”.

De hecho, Harlan, nuestro protagonista, se ha tomado su amor muy en serio. Ha decidido salvar a su amada del cambio de Realidad que sus jefes quieren implantar:

“Iría hasta donde fuese necesario.

Aquella idea, que por primera vez se planteaba con claridad, le pareció blasfema y escarnecedora. Y aunque la aportó de sí con horror, sabía que estaba dispuesto a hacerlo. La idea era sencillamente esta: que destruiría la Eternidad, si se veía obligado a hacerlo.

Y lo peor era saber que tenía poder para hacerlo, si se lo proponía. ”.

Asimov, uno de los padres de la ciencia-ficción, nos muestra a través de la historia de un amor prohibido lo dinámico que es la valoración de la sociedad de determinados comportamientos. Lo que hoy se ve como algo malo, tras varias generaciones puede verse como una virtud. Igualmente, realiza una defensa férrea del progreso tecnológico y de la necesidad de errar en el aprendizaje aunque acarree severas consecuencias. Gracias a todo eso se considerada que “El fin de la eternidad” es una de sus obras maestras.

Esta novela es de lectura ágil, escrita en un lenguaje sencillo, para disfrutarla donde uno quiera. Sin duda, válida para iniciarse en la ciencia-ficción.

 

Jon Asier Bárcena.

Etiquetado , , , , ,

El disputado voto del señor Cayo

señor cayo

Título: El disputado voto del señor Cayo.

Autor: Miguel Delibes.

Año de edición: 1978

Época literaria: contemporánea.

Género: novela.

Tema: Castilla rural.

Valores: trabajo, esfuerzo.

 

 

“-¿Por qué no pruebas de olvidarte del señor Cayo? En definitiva no pasa de ser un ser prehistórico.

Víctor manoteó apasionadamente:

-¿Pr… prehistórico? ¿P… puedes decirme, Laly, por qué es más cultura nuestra cultura?

Laly se manifestaba en tono condescendiente, procurando no soliviantar a Víctor.

-Víctor, por favor, -dijo- la cultura del señor Cayo es de la época del Diluvio.

Víctor hizo dos eses y, por un momento, pareció que iba a caer, pero, en última instancia, conservó la estabilidad y se puso frente a Laly, cerrándole el paso:

-¿De… de veras te parece más importante recitar Althusser que conocer las propiedades de la flor del saúco?

 

 

Se acerca la fecha de las elecciones y un partido político termina de recorrer los últimos pueblos de la sierra castellana llevando su programa electoral. Rafa, Laly y Víctor viajan a los pueblos abandonados de Castilla para repartir propaganda, lanzar discursos y convencer a sus habitantes que ellos son la única lista que no les quitará sus privilegios. El viaje, que prometía ser fácil, se les complica al llegar al primer pueblo: el señor Cayo les informa que allí vive él solo con su señora, que es muda, y un vecino con el que no se hablan.

-Lo primero que debemos decirle es que estas elecciones, las elecciones del día 15, son fundamentales para el país.

-Ya -dijo lacónicamente el viejo.

-O sea, que es una oportunidad, casi le diría “la” oportunidad, y si la desaprovechamos nos hundiremos sin remedio, esta vez para siempre.

El rostro del viejo se ensombreció. Parpadeó por dos veces. Se tomó un poco de tiempo antes de preguntar:

-Y ¿dónde vamos a hundirnos, si no es mala pregunta?

Víctor tiene ante sí el mitin más difícil de su carrera. Se toma tan en serio su misión de convencer al señor Cayo que lo acompaña durante toda la tarde en sus labores. A través de las conversaciones que mantendrán con él, Delibes nos mostrará sus ideas sobre la contraposición entre naturaleza y progreso, entre tradición y modernidad, entre lo rural y la ciudad.

El léxico adquiere un valor importante en la historia. Además de la manera tan distinta de hablar de los personajes, Delibes adapta su forma de contar, a la situación: en la sede del partido el lenguaje es rápido, entrecortado y repetitivo; mientras que en el pueblo del señor Cayo se enriquece el lenguaje, crecen las descripciones y los diálogos, muy cortos, resultan más expresivos. El autor consigue llevarnos a su terreno a través del estilo.

El disputado voto del señor Cayo es una novela corta y muy entretenida que hará disfrutar y reflexionar al lector.

 

Lourdes G. Trigo.

Etiquetado , , , , , , ,

Los renglones torcidos de Dios

Los renglones torcidos de Dios

Título: Los renglones torcidos de Dios.

Autor: Torcuato Luca de Tena.

Año de edición: 1979

Época literaria: contemporánea.

Género: novela.

Tema: psiquiátrico.

Valores: trabajo.

 

“La fachada del edificio y la gran puerta de entrada se conservaban como hace ocho siglos, cuando aquello era cartuja. Cruzaron el umbral; de aquí a un vestíbulo y más tarde a un claustro soberbio, de puro estilo románico. “1213”, rezaba una inscripción grabada en piedra. Y debajo, en latín, un elogio a los fundadores. Los demás rótulos eran modernos. Uno decía “Gerencia”, otro “Asistencia social”. Cruzaron bajo un arco, sin puerta, en el que estaba escrito: “Admisiones”. Todo lo que había más allá de este hueco era de construcción reciente, convencional y de mal gusto. Anduvieron varias veintenas de pasos. Todo era grande —inútilmente grande— en aquel edificio.

—Siéntense aquí, y esperen.

Le vieron abrir una puertecilla (de dimensiones normales esta vez) y, tras ella, un despacho moderno y bien iluminado. Al cerrarse la hoja, la penumbra volvió a cernirse sobre la galería. El hombre apoyó una mano firme y cálida sobre la de ella. El dorso de la mujer estaba húmedo y frío.

—Todo saldrá bien. ¡Gracias por tu coraje, Alice Gould! ¡Animo y suerte!

Fueron las últimas palabras que ella le oyó en vida.”

Los renglones torcidos de Dios es una novela con un tema inusual: la vida en un manicomio. Alice Gould es una detective privada que, según ella, ingresa en el psiquiátrico para investigar. Allí defenderá, y de manera muy convincente, que no está loca.

A través de las conversaciones de la protagonista, disfrutaremos de las historias y las vidas de los internos. La novela consigue transportarnos a un mundo en el que se mezclan distintas realidades y, desde una perspectiva tan cercana, que, efectivamente, esos renglones torcidos de cerca se ven rectos.

Torcuato Luca de Tena pidió consejo al famoso psiquiatra Juan Antonio Vallejo-Nájera. Este le escribe el prólogo y, entre otras cosas, comenta que muchos son los escritores que le pedían consejo para sus novelas, pero que Torcuato Luca de Tena fue el primero que, realmente, leyó la bibliografía que le proporcionó. Llegó a tanto su afán por ambientar adecuadamente la novela que consiguió internarse como un enfermo más en un sanatorio.

Es una novela cuya trama y diálogos atrapan por la fascinación que produce la protagonista, con un final que no dejará indiferente a nadie. Recomendaría el libro a partir de los diecisiete o dieciocho años, por la dificultad de los diálogos y la crudeza de algunas escenas.

 

Lourdes G. Trigo.

Etiquetado , , , , , ,

El Coyote

el-coyote1

Título: El Coyote.

Autor: José Mallorquí Figuerola.

Año de edición: 1943

Época literaria: contemporánea.

Género: novela.

Tema: aventuras.

Valores: valentía, familia, amistad, amor.

 

“Cuando hubo bebido, y a una señal de su cliente, volvió a llenar los vasos y preguntó:

–¿Tiene algún motivo para invitar a beber a los taberneros? ¿O es que sólo lo ha hecho conmigo?

–No; es una costumbre muy antigua, gracias a la cual aún no he sido envenenado. He observado que los taberneros, cuando quieren refrescarse el gaznate, sacan siempre una botella guardada debajo del mostrador. No beben nunca de las que tienen a la vista del público. Un día invité a beber a un tabernero de Chindrical Falls, con la esperanza de que probara el alcohol que servía a los demás. No lo hizo. Por el contrario, me sirvió a mí una copa de la botella de debajo del mostrador. Y confieso que me dio a probar uno de los mejores aguardientes que han pasado por mi garganta. Desde entonces prefiero pagar doble y estar bien servido.”

La novela se ambienta a mitad del siglo XIX, en California, justo cuando se incorpora a los Estados Unidos. Los títulos de propiedad de las tierras se están revisando, los yanquis intentan apropiarse de las minas de oro, y los californianos intentan defenderse y ocultarlas. En este clima tan inestable, de engaños, robos y asesinatos, aparece El Coyote. Un héroe enmarascado que lucha por la justicia.

Además de las aventuras, encontraremos también escenas de humor. El lector conoce desde el principio que el Coyote es en realidad Don César de Echagüe, el hijo de un rico hacendado, que el público se presenta como un niño mimado, débil y afeminado.

–¡Pero montar el caballo que ya era viejo cuando tu hermana aprendió a cabalgar…! En fin: –don César [padre] encogióse también de hombros–. No vale la pena discutir contigo.

–Déjele –aconsejó el médico–. Al fin y al cabo es preferible que le vean montando a Lucero que tendido en una carreta llena de paja.

Suspirando muy hondo, César [hijo] replicó:

–Ése era mi ideal; pero lo han echado por tierra. Anda, Julián, ponle a Lucero una silla bien cómoda y dale de comer; no vaya a suceder que por llegar antes a la cuadra se le ocurra emprender el trote.

Las novelas sobre El Coyote son, ante todo, libros de aventuras. Historias entretenidas que admiten una lectura rápida y relajada. Cuando se publicaron tuvieron tanto éxito que José Malloquí llegó a escribir más de 120 títulos. Estoy segura que los lectores actuales los disfrutaran tanto como ellos.

  

Lourdes G. Trigo.

Etiquetado , , , , , , , ,