Cyrano de Bergerac

Cyrano de Bergerac

Título: Cyrano de Bergerac.

Autor: Edmond Rostand.

Año de edición: 1897

Época literaria: Romanticismo.

Género: teatro.

Tema: biografía.

Valores: amor.

 

“Pueden decirse… ¡Dios mío!… tantas cosas más…

variando el tono, -por ejemplo, atended:

Agresivo: «¡Yo, caballero, si tal nariz tuviera

os juro que al instante me la amputaría!»

Amistoso: «¡Se os debe de meter en vuestra taza;

para beber, tendréis que fabricaros una copa especial!»

Descriptivo: «¡Es una roca!… ¡Un pico!.. ¡Un cabo!

¡Qué digo un cabo!… ¡Es toda una península!»

De escribanía: «¿Caballero, o caja de tijeras sois?»

Curioso: «¿De qué os sirve esa oblonga cápsula?»

Gracioso: «¿Tanto amáis a los pájaros

que paternalmente os preocupasteis

de tender esa percha a sus pequeñas patas?»

Truculento: «Cuando fumáis, caballero,

y el humo del tabaco sale de vuestra nariz

¿ningún vecino grita: ¡Fuego en la chimenea!?»

(…)

-Poco más o menos esto, querido, me habríais dicho

si algunas letras tuvierais y algún rastro de ingenio;

mas de éste, vos, el más lamentable de los seres,

nunca tuvisteis un solo átomo, y de letras

sólo tenéis las ocho que forman la palabra: ¡Majadero!”

 

Cyrano de Bergerac es una obra de teatro basada en la vida del excéntrico escritor francés. Cyrano, tal y como lo retrata Rostand, es un hombre ingenioso, que vive de su orgullo. Está locamente enamorado de su prima, Roxana, una joven bellísima a la que Cyrano, acomplejado por su físico, no se atreve a declararse.

Aparece entonces en escena Raúl, un joven cadete de la misma compañía que Cyrano. Joven, muy guapo, el galán ideal de la historia. Pero algo le falla: es incapaz de expresar sus sentimientos.

Así surge una de las parejas más famosas de la literatura: Raúl pondrá el físico, Cyrano su ingenio, para convertirse en el hombre que habrá de conquistar a la dama. Los versos de Cyrano dichos por los bellos labios de Raúl.

Y en esta historia tierna y humorística –imaginen las peripecias de los dos caballeros para semejar ser sólo uno- irrumpe un nuevo personaje: el señor de Guiche, celoso pretendiente de Roxana. Y además, la guerra, que separa a este trío de enamorados.

Rostand cuenta una historia en la que el hilo conductor, el desencadenante de todo, es el profundo orgullo del protagonista. Duelos, enemigos, desplantes a la autoridad… Tras esta cortina se esconde un Cyrano de gran corazón, que sólo se muestra a su amigo Le Bret.

Cyrano de Bergerac es la obra más famosa de Rostand. Escrita en verso, hay diversas traducciones al castellano: las que respetan la métrica o las que respetan el contenido. Personalmente, prefiero las que conservan el ritmo, pero cualquiera de ellas nos acercan a una historia emocionante llena de espadas y de versos de amor.

  

Lourdes G. Trigo.

 

Etiquetado , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: